Testimonios clínicos. Una transmisión a dos voces.

Xochiquetzaly Yeruti de Ávila

 

Por Xochiquetzaly Yeruti de Ávila

Una nota del editor, un prólogo, una introducción, 13 capítulos, 34 preguntas, dos peticiones, un planteamiento e incuantificables respuestas, construcciones y desarrollos de pensamiento, constelan el contenido testimonial de este libro que sintetiza seriedad, lirismo, complejidad y sentido del humor.

¿De qué dan testimonio dos analistas que crean las condiciones para realizar un encuentro en el que discurren a través de 13 conversaciones cuyo campo es el del psicoanálisis? Sin duda, el tránsito es clínico: experiencia tejida a dos voces. Suscita en el lector un reposicionamiento al respecto de la propia praxis ya que no hay cómo no situarse en cada una de las escenas clínicas que Eréndira Loza Contreras e Ignacio Gárate Martínez crean en su diálogo y que recrean con quien lee sus conversaciones.

 

Durante la lectura y al concluir el recorrido que propone este libro, tuve la cálida —y al mismo tiempo— y extraña sensación de estar leyendo lo que considero palabras diáfanas. Textos a través de los que se puede sentir la honestidad con la que se formula una pregunta y se construye una respuesta, es decir, se lee transparencia.

No cesó mi impresión de encontrarme (y desencontrarme) leyendo algo que estaba siendo presentado de forma verdadera, diáfana o desde la abertura del alma. Inevitable fue asociar el aforismo de Lacan acerca de que “la verdad tiene estructura de ficción”, y entonces, resaltaron aún más las cautelas y sutilezas que se nos ofrecen en cada capítulo al tiempo en que cada uno de estos es un motivo que surge epistemofílicamente, que pasa por una autonomía de pensamiento y apuesta hacia la ética del acto psicoanalítico.

Es de agradecerse el despliegue de interrogantes y de palabras dichas desde la intimidad de algo que se atreve a mostrarse legítimamente propio. Quizá por ello lo considero un libro atrevido (no busca imponer, ni provocar, convocar sí, a saber hacer que en su fondo atañe a un saber sobre el amor, sobre el sufrimiento y el desamparo y sobre el deseo). Lo intuyo así al tener la impresión de que su apuesta está en suspender la estéril búsqueda de sentido, pero de ofrecer lo propio, de lo que desde la entraña se abre solo después de haber trascendido (notoriamente desde hace tiempo) el afán de alumbrar. Entonces, de principio a fin, es un libro que, respetuoso de quien recorre estas conversaciones que, por momentos se entrecruzan con anécdotas –por decirse desde lo íntimo (que es éxtimo)–, invita a la reinvención, a volver a la pregunta por el deseo de analizar y a refundar la escucha instituyente de la praxis del psicoanálisis.

Con ímpetu necesario, en los trabajos psicoanalíticos, se ha promovido rigor y posicionamiento crítico, pero paradójicamente ha provocado el olvido de la pregunta por el quehacer psicoanalítico, es decir, el acto analítico ha quedado perdido en la pregunta por el qué es obturadora de la pregunta por el cómo se hace o, dicho de otra forma, la episteme y el logos marginaron la praxis. Desafiando esta infértil tradición, el recorrido al que somos invitados, se propone desde y hacia el acto fundador de la ética del deseo de analizar. En ese sentido Gárate respondió que “muchas veces estamos al acecho de trucos técnicos para aplicarlos” y subraya “que lo que nos interesa es encontrar soluciones éticas para poder seguir analizando”.

Estas conversaciones son reflejo o asomo de las construcciones simbólicas que bordean la inquietud movilizadora de quien desea –trascendiendo el entender– abrir y abrirse desde el alma.

Tuve entonces la impresión de que Eréndira Loza Contreras e Ignacio Gárate Martínez no esperan recibir (elogios, insignias, nombramientos o reconocimiento) sino darse y convocar a la espiral viva de hacer preguntas-dar respuestas desde la intimidad de una clínica centrada en la escucha y en la interpretación de lo inconsciente. Praxis que sostiene su estructura, menos en lo teórico-conceptual que en un saber verdadero fundado desde un particular hacer: el acto analítico.

Otro detalle precioso de este libro es la fecundidad y la libertad de discrepar sin que ello se torne una oposición pues, lo que se desdobla es posibilidad de apropiación o reafirmación dinámica del quehacer psicoanalítico. Invita a que de nuestra praxis reconozcamos lo propio o que, sobre lo que se hizo costra por obvio o añejo. Agitemos los conceptos, desempolvemos las coordenadas de nuestra clínica y revisitemos nuestro deseo de analizar.

Verdaderas o con estructura ficcional, las palabras que leemos son diáfanas. Es decir, dejan pasar a su través la voz de algo del alma o de lo más íntimo de la experiencia de los autores, otra sutileza preciosa. Dos voces que dan testimonio amoroso del quehacer psicoanalítico o testimonio ético del deseo de analizar –una a través de la formulación de interrogantes, peticiones o planteamientos, otra, a partir de ofrecer su experiencia– crean un recorrido al mismo tiempo profundo e íntimo de lo cotidiano sorprendente del quehacer de un psicoanalista. El punto culminante es cuando “un” psicoanalista no es Eréndira Loza Contreras ni Ignacio Gárate Martínez sino una misma, recordándose o imaginándose en el día a día de su clínica.

Tuve la impresión de que en la voz que formula interrogantes, se escuchan tonos epistemofílicos de rebelión o de petición, de recepción o de alteridad y en la voz que ofrece argumentos, toma de postura, asociaciones, evocaciones se crea una esfera de palabras que se agitan y se asientan una y otra vez en quien, al leer, es secuestrada por un torbellino de escenas transferenciales que le constatan que el inconsciente es atemporal. Un viaje en el tiempo a través de los recuerdos de la propia experiencia con el diván pues una recuerda el propio análisis, así como las curas que ha dirigido y las que se acompañan a través de ateneos clínicos. En este recorrido, los autores nos llevan a repensarnos a la espera o al acecho de lo inconsciente y a advertir que, cuando escuchamos sin filtro ni selección, el artificio del amor de transferencia puede acontecer.

Lo que flotantemente se mantiene al cambiar de página a través de los testimonios de este libro –que suscita agitación sutil o necesario y oportuno desplazamiento– es la necesidad de sostener una interrogante por la estructura del deseo, interrogante que quien habiéndose analizado funda en la raigambre de la escucha y el acto analítico.

Prosigo ahora a detenerme brevemente en cada uno de los elementos presentes en el libro. Sin profundizar, me gustaría mostrar y compartir algo de lo que suscitó movilizaciones para mi práctica:

Nota del editor

Samuel Hernández Huerta

Diálogo

Es una vacuna contra las resistencias y supuestas experticias del psicoanalista

Prólogo

Mario Orozco Guzmán

Si de algo es también maestro Ignacio Gárate Martínez es en saber meter ruido, meter el ruido de los significantes, allí donde un sujeto parece anquilosado por el silencio o silenciamiento mortífero de sus síntomas

Desarrollar sanas cercanías, cercanías que no pongan en peligro ni al sujeto ni al otro

Introducción – Preámbulo / Antecedentes

Eréndira Loza Contreras

Cada analista escucha cosas diferentes e interviene desde lugares distintos, que un analista, nunca está “Ya analizado” de forma definitiva, sino que por el contrario, el escuchar a otros desde atrás del diván, lo compromete éticamente y que siempre está implicado con todo su ser en su trabajo de “cazador de lo inaudito”

 

…nos sigue habitando un inconsciente vivo y fiero, que requiere a su vez de otra escucha

Lo siguiente quizá fragmentario o telegráfico, es para donar algo de mi lectura esperando que estas palabras les susciten resonancias e inspiración. Es esta una forma de aproximarles al tesoro de significantes que en estas conversaciones se articularía en cada quien.

TEMAS/APERTURAS

PREGUNTAS

RESPUESTAS

I.             Análisis

¿Qué es un análisis?

¿Qué es lo que debe escuchar un analista para saber dónde está la demanda?

¿Cómo escucha un analista para escuchar esa petición que está detrás del síntoma?

¿Eso hablaría entonces de una cierta capacidad del analista para sorprenderse, para extrañarse?

¿Cuáles serían las capacidades que tú ponderarías que un analista debe tener?

Demanda ~ Petición

Interpretación como cuña introducida en el relato del paciente

Nueva versión del relato

Insistencia de lo inconsciente ~ Fogonazo de verdad

 

II.            Entrevistas preliminares

¿Qué son las entrevistas preliminares? ¿Cuánto deben durar? ¿Por qué debe haber preliminares?

 

¿Cuál es el momento en el que alguien se ha ganado el diván?

¿En qué momento el analista decide que es momento de pasar a la persona al diván?

Tiempo para la demanda

 

 

 

Tomar el tiempo necesario

III.          Análisis terminable e interminable

¿Cuánto dura un análisis? ¿Cómo se acaba un análisis? ¿Qué dirías sobre el fin de análisis?

 

¿Cómo se deviene analista? ¿Cómo una persona se hace analista? ¿Qué es ese asunto de que cada quién se autoriza?

Anudación transferencial

Pregunta fundamental

Diagnóstico de la transferencia

 

Capacidad de sostener y dirigir un trabajo transferencial

Veleidades de vida y deseos de proyecto

IV.         Ética

¿Por qué el análisis de control es importante? ¿Quién dice que hay que supervisar? ¿Con quién hay que supervisar? ¿Qué podrías decir alrededor del análisis de control?

[…] defenderse de la invasión de lo real en la escena de nuestras vidas

 

[…] asegurarnos de que nuestra escucha no está habitada por ningún goce

 

Cuando uno como analista quiere ser algo, el peligro acecha

 

[…] que el analista no goce de la palabra de su paciente en el ejercicio de la cura

V.           Comunidades de experiencia

¿Por qué pertenecer o por qué no pertenecer a un colectivo o a un grupo?

 

¿Qué dirías de la experiencia de haber fundado, junto con Mario Orozco, Espacio Analítico Mexicano? ¿Qué es EAM desde tu papel fundacional y desde tu mirada?

 

¿Qué es un Jurado de Asociación? ¿Cuál es la razón que haría que un analista se someta a uno?

Comunidad de experiencia | Institución psicoanalítica

Acento particular, toque personal, recorrido del propio dolor

 

Inquietud de formación hermanada con respeto profundo por la ética del psicoanálisis

 

Escuchar en el discurso de una persona la parte de deseo inconsciente

Práctica de transmisión del psicoanálisis

Discurso en donde se escucha la insistencia de lo inconsciente

Centrarse sobre el acto analítico

VI.         Diagnóstico transferencial

¿Cuál sería la importancia, si la tiene, de identificar una estructura psíquica en un análisis? ¿A qué se refería Lacan con estructura psíquica?

Forma de conocimiento del otro (indispensable)

Melancolía – enfermedad del discernimiento

Psicosis – abrazo de contención

                 Introducir en el gesto, el universo del          

                 discurso simbólico.

Neurosis y psicosis – lo importante es lo que el

                  analizante va atravesando de su propia

                  historia

Encuentro analítico

Investigación del deseo inconsciente del analizante

Contrato singular entre el analista y el analizante

Diagnóstico transferencial | Diagnóstico diferencial

VII.        Dirección de la cura

¿Qué es esto de la dirección de la cura y cómo esto se entrelaza con la transferencia?

Tiempos o fases de la transferencia

Transferencia al psicoanálisis

Relación que pasa por la palabra

Algo que toca a lo más arcaico

La escucha del analista también se hace desde el nudo del ser del analista

Especie de correspondencia ~ Metáfora de la encarnadura | Amor

Súper yo – monstruo de moralidad

[…] lo inconsciente en el analista que permite escuchar un significante que le toca más que otro.

VIII.      Costos del análisis

Petición: Hoy te pregunto sobre el pago en psicoanálisis

Precio – valor importante

Psicoanálisis – compromiso ético con el valor de una palabra

Medida simbólica del compromiso de esa persona con su análisis

[…] el análisis tiene que ver con lo imposible

IX.         Tiempo para las sesiones analíticas

Sí o no a las sesiones de duración fija ¿Tú que opinas?

Idealmente habría que concluir cada sesión con una interpretación

Translaborar – Translaboración

X.           Lo actual de la clínica psicoanalítica

Planteamiento: Se escucha cada vez más que el psicoanálisis está en agonía, que está pasado de moda, en vías de extinción y para ello hay muchos argumentos y controversias […] Acá en México están muy de moda las neuro-ciencias que cuestionan y descalifican la función terapéutica del lenguaje y de la palabra, como si ya en estos tiempos no funcionara ¿Qué piensas de eso?

Domesticación | Educación | Psicoterapia

Sufrimiento por tener un alma – Tragedia por tener un alma

El hombre pega, cuando ya no sabe qué decir

El poder de la palabra

Decir conlleva cuerpo, maldad, deseo, brutalidad, poesía, emoción, énfasis

Efecto de una palabra sobre el cuerpo de otro

Cada vez hay menos palabra

 

XI.         Psicoanálisis con niños

¿Es posible hacer psicoanálisis en las instituciones? ¿es posible hacer psicoanálisis con los autistas?

 

¿Tú crees que es posible hacer un psicoanálisis con niños? Lo que se hace con niños ¿es un psicoanálisis?

 

¿Lo que tú dices sobre los niños, sobre los psicóticos y sobre los autistas […] es que la estructura psíquica del analista de alguna manera determina su escucha y su posibilidad de trabajar con tales o cuales sujetos?

Manera de organizar el encuentro con la infancia

 

Encuentro con el sufrimiento de los niños

 

Lo inconsciente en el deseo del niño

 

Diagnosis del encuentro transferencial

 

Fundación instituyente | Maquinaria funcional

XII.        Nuevas vías de la experiencia psicoanalítica

Petición: Me gustaría saber cuál es tu opinión sobre […] estas alternativas remotas, el análisis a través del teléfono o la videoconferencia.

Cada una de las nuevas cosas, conlleva sus inconvenientes

 

[…] todas las innovaciones que se pueden hacer en la técnica psicoanalítica, si las miras de cerca, verás que tiene que ver con una relación más o menos transgresiva con la regla de la abstinencia

 

Transferencia – producción artificial de amor

Cambio radical de la posición del sujeto |    

              Transformación del ser

Producir el enunciado de lo inaudito

XIII.      Muerte

¿Por qué es importante en un análisis hablar de la muerte?

Vida – tensión – desorden

Muerte – distensión – orden

“[…] nosotros estamos del lado del sabor de la vida” […] es lo contrario de la asepsia

[…] espacio en donde encontramos el sabor de la pulsión de vida

 

[…] situando bien en el espacio de la vida el límite que constituye la pulsión de muerte, podremos realizar nuestra obra y saborear la vida

Hay un tesoro simbólico en estas conversaciones clínicas, espero que tengan la oportunidad de leer el libro y dejarse atrapar/acariciar/agitar por las evocaciones, reflexiones e imaginaciones que su lectura propicia. Hay muchas cosas preciosas y certerísimas que me hubiera gustado mencionar, pero termino con una frase que, de alguna forma, traduce parcialmente la intención de los recorridos y testimonios de este libro: …es necesario hacer ver la dificultad de la formación del analista y la complejidad de su escucha.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacioRegresar a tienda
    Abrir chat
    Estamos en linea
    El Diván Negro
    Hola Bienvenido al Diván Negro. Estamos en linea